Tamaño de letra

miércoles, 19 de octubre de 2011

Videoteca: Comparecencia del porro del trabajo en la cámara de diputados parte 2



Este video proviene y está alojado en un servidor de terceros que no opera ni controla http://smirmidones.blogspot.com. http://smirmidones.blogspot.com no aloja ni es responsable por este video. Este video podría estar protegido por derechos de autor y su acceso, visualización y uso podrían requerir la autorización del dueño de esos derechos. El hecho de que http://smirmidones.blogspot.com proporcione estos videos como resultado de una búsqueda no significa que está otorgando esa autorización. Este video fue encontrando en YouTube.

Videoteca: Comparecencia del porro del trabajo en la cámara de diputados. Parte 1



Este video proviene y está alojado en un servidor de terceros que no opera ni controla http://smirmidones.blogspot.com. http://smirmidones.blogspot.com no aloja ni es responsable por este video. Este video podría estar protegido por derechos de autor y su acceso, visualización y uso podrían requerir la autorización del dueño de esos derechos. El hecho de que http://smirmidones.blogspot.com proporcione estos videos como resultado de una búsqueda no significa que está otorgando esa autorización. Este video fue encontrando en YouTube.

sábado, 15 de octubre de 2011

Videoteca: CALDERON EBRIO ABRIENDO LOS JUEGOS PANAMERICANOS 2011





Este video proviene y está alojado en un servidor de terceros que no opera ni controla http://smirmidones.blogspot.com. http://smirmidones.blogspot.com no aloja ni es responsable por este video. Este video podría estar protegido por derechos de autor y su acceso, visualización y uso podrían requerir la autorización del dueño de esos derechos. El hecho de que http://smirmidones.blogspot.com proporcione estos videos como resultado de una búsqueda no significa que está otorgando esa autorización. Este video fue encontrando en YouTube.

lunes, 10 de octubre de 2011

Videoteca: SME Martin Esparza clausura foro defensa juridica 10oct11



Agradecimientos especiales a: http://fraternidaddejubiladosla.blogspot.com/

Videoteca: SME Manuel Bartlett foro defensa juridica 10oct11.wmv



Agradecimientos especiales a: http://fraternidaddejubiladosla.blogspot.com/

Videoteca: SME Manuel Fuentes foro defensa juridica 10oct11.wmv



Agradecimientos especiales a: http://fraternidaddejubiladosla.blogspot.com/

Videoteca: SME Carlos de Buen foro defensa juridica 10oct11.wmv



Agradecimientos especiales a: http://fraternidaddejubiladosla.blogspot.com/

Videoteca: SME Martin Esparza inaguracion foro defensa juridica 10oct11.wmv




Agradecimientos especiales a: http://fraternidaddejubiladosla.blogspot.com

Noticias: El proceso de extinción de LFC ha costado al país cerca de $10 mil millones de pesos

La CFE solicitó a la Cámara de Diputados una partida de $67 mil millones para contratos con trasnacionales
A ello se suman los $12 mil millones por liquidaciones, con los que se habrían podido pagar sueldos de todos los electricistas del SME durante cinco años



El call center que se abrió para atender quejas, que suman miles, ha significado otra erogación por un monto de $21 millones

Los sindicalizados activos del SME están a la espera de volver a trabajar el 30 de noviembre o regresarán a las calles... a la movilizaciónFoto Yazmín Ortega Cortés
Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Lunes 10 de octubre de 2011, p. 36
A dos años de la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LFC), contrariamente a lo que ofreció el gobierno federal, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no ha mejorado el servicio y ha encarecido las tarifas a tal grado que la empresa enfrenta miles de demandas y descontento social por los cobros excesivos. La paraestatal ha debido pagar a cientos de contratistas casi 3 mil millones de pesos por servicios y otros 2 mil millones por obras que antes hacían los trabajadores.
El call center que se estableció para atender quejas y denuncias de los usuarios ha tenido un costo de 21 millones de pesos.
En los 24 meses que han transcurrido desde la desaparición de LFC, mismos que se cumplen este 11 de octubre, el gobierno federal no logró apagar la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ni tampoco ha podido cerrar los expedientes laboral ni legal con esa organización, que representa a los 16 mil 599 trabajadores que no se liquidaron.
Copias de documentos del Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos (Ifai), proporcionadas por jubilados del gremio, revelan que desde octubre de 2009 el gobierno federal pagó más a contratistas, empresas privadas, viáticos y salarios de trabajadores traídos de otros estados que el costo laboral de la plantilla que tenía LFC. Sólo de viáticos se erogaron más de mil 900 millones de pesos, y otros 2 mil 300 por pago de servicios personales a trabajadores de la CFE que han laborado para la zona centro del país.
En total, el proceso de extinción de LFC ha costado al país cerca de 10 mil millones de pesos, más 12 mil de liquidaciones, con lo cual se hubieran podido pagar los sueldos de todos los trabajadores de la paraestatal durante cinco años, según revela la información oficial.
Adicionalmente, la CFE está solicitando a la Cámara de Diputados una partida presupuestal de 67 mil millones de pesos para pagar los contratos de generación de electricidad a empresas trasnacionales en 2012. Dichas transferencias son un verdadero atraco a la nación, porque el país cuenta con un margen de reserva de energía de 47 por ciento de su capacidad instalada que podría utilizarse para ahorrar este cobro e incluso bajar las tarifas, según expuso el SME.
Es decir, el gobierno de Felipe Calderón no ha tenido ningún ahorro; ha erogado más para dar un servicio peor; desapareció por la vía de los hechos el subsidio a los usuarios; no ha recuperado las cuentas por cobrar que dejó LFC, y no mantuvo un control de los inventarios que dejó esta empresa.
Asimismo, seguirá pagando el costo político de sacrificar a 44 mil trabajadores que siguen en el desempleo, señaló el abogado del sindicato, Manuel Fuentes, quien planteó que continúan vigentes los litigios laborales por reinstalación de los 16 mil 599 trabajadores que no se liquidaron. Otros despachos llevan miles de juicios de trabajadores que se liquidaron y que están demandando diferencias en su pago y también reinstalaciones. Los pleitos no han cesado, dijo.
Lejos de todos los pronósticos y tras dos años de movilización, marchas, mítines, huelgas de hambre, plantones, alianzas y otras acciones, los trabajadores que siguen en la lucha no se han cansado. Para que levantaran el plantón que mantuvieron en el Zócalo durante medio año, el gobierno federal volvió a sentarse a negociar con el SME y se comprometió a que antes del 30 de noviembre del presente año los miles que continúan en resistencia se-rían reinsertados laboralmente. La Secretaría del Trabajo entregó la toma de nota al comité ejecutivo encabezado por Martín Esparza, y la Procuraduría General de la República le regresó las cuotas sindicales.
Este sindicato va a librar el sexenio y muchos más: Esparza
En sus oficinas de Insurgentes 98, Martín Esparza habla de lo que ha sido esta lucha: Hemos estado dos años en las calle y vamos a resistir todo lo que sea necesario. Nadie pensó que íbamos a manternos, ya nos habían comprado el ataúd, pero no nos morimos; estamos más vivos que nunca. La estrategia del gobierno de Felipe Calderón por extinguir el sindicato fracasó y los argumentos que dio Calderón para liquidar LFC se fueron al bote de la basura. Ahora tenemos la representación legal, la toma de nota, el contrato colectivo está vigente y no vamos a parar hasta que recuperemos el empleo.
–¿Ha sido alto el costo de la resistencia para los trabajadores?
–El costo de la extinción de LFC no sólo lo han pagado los trabajadores, sino también el pueblo, las empresas, con incrementos de 100, 500 y hasta mil por ciento del costo del servicio; con la persecución y encarcelamiento de los que no pueden pagar; con el mal servicio. Lo han pagado hasta los trabajadores contratistas, con accidentes y muertes.
–¿Confías en que el gobierno cumpla su promesa de reinsertarlos laboralmente?
–Confío en la lucha de los electricistas, en la movilización. Estamos decididos a no dejar perder un sindicato que tiene 97 años.
–¿Cuáles son los caminos de salida del conflicto?
–Está la salida laboral, si se reconoce la figura de patrón sustituto por parte de la CFE. Está la legislativa, si se aprueba la iniciativa presentada en el Congreso de la Unión para crear un nuevo organismo público que dé servicio a la zona centro del país; y hay otras, como crear una generadora de electricidad para el Distrito Federal. El costo de regresar a trabajar a los más de 16 mil esmeítas en resistencia es de 2 mil 500 millones de pesos anuales y las ventas de electricidad en esta zona son superiores a 55 mil millones. El problema no es económico; se requiere voluntad política para resolver.
En esta lucha cada trabajador tiene una historia por contar. En 730 días cumplidos de la desaparición de LFC, tanto para los 16 mil 599 que no aceptaron liquidarse como para los 28 mil 747 que sí lo hicieron, los saldos de quedar sin empleo, además de económicos, han sido personales, por separaciones, enfermedades y más.
Los ex trabajadores de la Coalición de Jubilados del SME señalan que el gobierno los engañó y no les cumplió. En tanto, los sindicalizados activos están a la espera de volver a trabajar el 30 de noviembre o regresar a la calle... a la movilización.

domingo, 9 de octubre de 2011

Noticias: Habrá nueva etapa de indemnización para Luz y Fuerza

Según datos oficiales de la STPS, se han erogado 16 mil 60 millones de pesos por liquidaciones a electricistas
Jaime Contreras

CIUDAD DE MÉXICO, 9 de octubre.- Al cumplirse mañana el segundo año de la extinción de Luz y Fuerza del Centro (LyFC), que de la noche a la mañana dejara en la calle a 44 mil 514 electricistas, el secretario del Trabajo, Javier Lozano, les hace ver dos cosas a los 15 mil 772 ex trabajadores que no se han liquidado:




Por instrucciones presidenciales, adelanta a Excélsior, es muy probable que se abra una cuarta etapa de indemnizaciones para ellos, también con bono adicional como en las otras fases.
Para ello, el erario “tiene el dinero suficiente”, tomando en cuenta que estos electricistas “de buena fe” pensaron que podrían ser recontratados bajo la figura de patrón sustituto o con la “creación” de otra empresa paralela. “Eso no va a ocurrir”, les informa el funcionario.
De acuerdo con los datos oficiales, sólo por liquidaciones se han erogado 16 mil 60 millones de pesos. “La generosidad del presidente Calderón no tiene comparación con ningún otro proceso de liquidación, con ninguno”. Desde el principio del problema, abunda, se tenían disponibles 20 mil millones de pesos, “de tal manera que hay recursos suficientes para esta nueva etapa”.
Dice que la zona centro del país “ha ganado mucho en competitividad” gracias a esta determinación “pertinente, oportuna aunque tardía” del presidente Calderón, de liquidar a Luz y Fuerza, decisión que debió adoptarse desde muchas administraciones atrás.
“Es impresionante, dice, cómo se ha avanzado en competitividad y cómo, ahora, es mucho más barato instalar una empresa en esta parte del país, lo que incide desde luego en la mayor generación de empleos.”
Contra su capital político, Felipe Calderón actuó en octubre de 2009 “y hoy vemos que el haber actuado así ha pagado y pagado bien, a México”. Ahorro presupuestal y beneficios al consumidor con un servicio mucho más eficiente.
A su juicio, “en todos los rubros”, hoy en día, “el servicio (eléctrico en el Valle de México) está mejor que antes. Uno de los motivos centrales de la extinción de LyFC, aunque acepta que ha habido apagones y “seguirán habiéndolos”, pero con menor frecuencia y duración, insiste. Además, como país, “nos ahorramos 42 mil mdp en transferencias presupuestales al organismo”.
Contrataciones
Y por lo que hace a los 28 mil 742 electricistas que sí se liquidaron desde entonces, según los números del titular de las políticas laborales, 17 mil 863 ya están “ocupados” y en las próximas semanas “seis mil más serán contratados” bajo un mecanismo nuevo dentro de la administración pública federal, sean en dependencias directas o en otras paraestatales.
Por lo pronto, consigna Lozano Alarcón, tanto la Secretaría del Trabajo como el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) están a la espera de la resolución del Tribunal Segundo Colegiado en Materia de Trabajo relativo a la petición de amparo que interpusiera el SME contra el laudo de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje que declaró terminadas las relaciones individuales y colectivas del extinto organismo con el sindicato.
Una vez resuelto el tema, “para este año, esperamos”, entonces, “una nueva etapa de liquidación con un bono adicional, para darle oportunidad a quienes, de buena fe, han tenido esta esperanza de que se va restablecer su situación laboral”, ratifica.
Empresa del centro
De acuerdo con versiones del mismo SME, tanto la figura de patrón sustituto como de la creación de la nueva empresa —que en principio buscaría llamarse Comisión Federal de Electricidad del Centro— sí es posible que se genere por disposición de la Cámara de Diputados, cosa que pone en entredicho el mismo secretario del Trabajo:
“En mi opinión francamente se está generando una falsa expectativa a los ex trabajadores, porque no hay condiciones económicas, ni políticas, ni financieras, ni operativas, que justifiquen la creación de un nuevo organismo. Me parece que los están engañando”, machaca.
A los electricistas les dice finalmente que no les quepa ninguna duda: “hasta el último día de este gobierno estaré intentando que todos y cada uno de ellos tengan cabida en alguna ocupación en el mercado formal”.
Con todo, “hemos restablecido una comunicación con Martín Esparza y su comité central —de acuerdo con su dicho— y estamos tratando de ayudarles en todo lo que podamos para que las aclaraciones ante el SAE, las pretensiones sobre aguinaldos pendientes, fondos de ahorro, seguros de marcha, todo lo que han estado pidiendo, incluso el pago de cuotas a cargo de los jubilados. Lo que nos han estado pidiendo que revisemos lo hemos hecho de buena fe”.
Así, Lozano rechaza categóricamente que en estos dos años se esté privatizando o que la intención detrás de la liquidación de Luz y Fuerza sea o haya sido el privatizar el sistema.
2011-10-09 05:23:00
Fuente: Excélsior

viernes, 7 de octubre de 2011

Noticias: Familia de NL afirma que marinos asesinaron a su hijo

Una casa de la calle Margaritas, en la Colonia Jardines de San Andrés, en Apodaca, Nuevo León, pasaría desapercibida de no ser porque en la parte alta de su fachada de color morado hay unos 30 hoyos y una ventana con el vidrio despedazado.






En la cochera hay una camioneta blanca Silhouette con los vidrios estrellados y macetas quebradas junto a veladoras apagadas y figurillas del Sagrado Corazón y de la Guadalupana que vecinos han colocado ahí en señal de pena por los sucesos de la madrugada del 1 de septiembre en que la vida de la familia Acosta Luján cambió irremediablemente.

Adentro, en la casa desierta, están tiroteados el televisor, comprado dos días antes del ataque –aún luce el precio, de 2 mil pesos– y el refrigerador. Los muros muestran también agujeros enormes.

María Eva Luján López no ha vuelto desde entonces. Su familia se resiste a que la mujer de 51 años ingrese al domicilio comprado con el esfuerzo de su esposo, Gustavo Acosta Reyes, quien de sus 55 años de vida trabajó 25 de soldador pailero en Maseca. Hoy está jubilado y sufre de pie diabético, por lo que le operaron el 16 de junio y le pusieron unos clavos. Son ellos, María Eva y Gustavo, quienes entre lágrimas contenidas y expresiones de impotencia narran lo sucedido.

Para ayudar a cuidar al padre, hace dos meses llegó a vivir con ellos Gustavo, el mayor de sus cuatro hijos, quien era gerente en una disco de Nuevo Laredo hasta que la escasa concurrencia y la inseguridad lo forzaron a volver.

De 30 años y con un hijo de 3 que vive con su madre en Chihuahua, decidió tramitar el permiso para conducir un taxi en tanto cuidaba a su padre: lo llevaba al Seguro y a lo de su pensión, y llevaba y traía de la escuela a su sobrina de 9 años.

Como su padre requiere de apoyo para andar, Gustavo hijo dormía en la planta baja, en el sofá a un lado de la cama que le acondicionaron al hombre. Quizá no fueron ellos, sino su madre María Eva, su hija de 25 años, su hijo de 20 y la nieta de 9, quienes ese día, en el piso de arriba, escucharon primero las ráfagas a la 1:30 de la madrugada.

"Son disparos, mamá. ¡Háganse a un lado! ¡Que se tiren al suelo!", gritó el joven de 20 años, empleado de una fábrica de productos desechables, mientras las balas rebotaban en el techo y caían polvo y piedras.

Abajo, Gustavo se puso de pie y dejó la portátil de la sobrina en la que jugaba. La misma que, como algunos celulares, desaparecieron de la vivienda.

"¡No se mueva, papá, no se mueva!", le dijo al hombre, quien despertó aterrado al oír que los tiroteaban desde el exterior.

El padre cuenta que vieron por la ventana gente que gritaba que bajaran las armas, que los tenían en la mira.

"¡No tengo armas!", gritó Gustavo, pero el grupo golpeaba la puerta y no dejaba de exigir acceso.

Don Gustavo dice que su muchacho quitó el seguro a la puerta, se hizo para atrás y, con las manos en alto, se colocó de espaldas ante él, protegiéndolo.

"¡Está abierto!", gritó y fue lo último que pudo hacer: elementos encapuchados de la Marina entraron y, sin decir nada, uno disparó a la frente del joven y otro lo hizo en un costado.

Gustavo cayó de espaldas, como intentando agarrarse en vano de algo, a los pies de su padre.

El boquete enorme de una de las balas aún luce en la pared de la vivienda en la que hay puros recuerdos: un relieve de La Última Cena, fotos de los muchachos entonces niños y del matrimonio Acosta Luján con 31 años juntos.

Los días felices

"¡Qué es esto, qué es esto!", recuerdo que gritó don Gustavo sin poder moverse fácilmente para tomar al hijo caído frente a él. Para entonces, María Eva y su familia se hallaban paralizados a mitad de la escalera.

"¡Bajen las armas!", insistieron los marinos y uno se adelantó, bajó de los cabellos al joven de 20 años y lo hincó en la cochera. Los otros fueron por la madre, su hija, empleada de una maquiladora, y su nieta, quienes no entendían lo que le había pasado a Gustavo, quien yacía ensangrentado a los pies de su padre.

María Eva relata que las tres fueron sacadas a empujones en ropa de dormir, descalzas sobre vidrios rotos y que ella, presa de la histeria, preguntaba qué le habían hecho a su "niño", por qué se veía lleno de sangre.

"No podía creer lo que estaba pasando. No me quedaba claro por qué en mi casa se estaba dando eso que pasa en la televisión, en la guerra", recuerda hoy la mujer, quien no puede olvidar el cuadro: su marido, empapado en lágrimas, temblando sin parar, con la cabeza de su hijo entre sus manos.

"¡Cállese el hocico, pinche vieja! ¡'Ora sí muy llorones después de que hicieron todo su pedo!", dice que le gritó un militar sin dejar de empujarla y sin responderle sus preguntas.

Las sentaron a las tres en la banqueta, entre botes de basura.

Cuenta María Eva que, como sufre "ataques de ausencia", le dieron varias convulsiones, iba y venía ante la mirada de los marinos que no dejaban de apuntarles mientras les preguntaban que dónde estaban las armas y las drogas.

"¿Por qué entran así, sin orden de cateo?", preguntó, y un marino le contestó que veía demasiadas películas y que dijera desde cuándo tenían la casa de seguridad, lo que ella negaba repetidamente.

En eso, don Gustavo fue enviado con ellas sin ayuda, cojeando de su pie recién operado.

La calle estaba cerrada por vehículos de la Marina y cuando un vecino quiso acercarse a ayudar a la familia fue devuelto por los oficiales con majaderías.

"¡Por qué nos están haciendo esto!", le dijo entre llantos la mujer a su esposo, quien sólo balbuceaba entristecido: "No sé, no sé".

Los marinos revisaron todo, centímetro a centímetro. El hijo de 20 años les contaría después que, tras golpearlo mientras le preguntaban por armas, un oficial que llegó con el que parecía ser el jefe de los encapuchados le dijo: "La casa está limpia".

"¡Cállate, cabrón!", le reprendió.

"¡Vete de aquí!".

Fue entonces cuando, según narró después el chico a su familia, los marinos le ordenaron que se subiera la playera hasta cubrirse la cabeza y que no se la quitara.

"Vas a oír dos disparos", le advirtió un marino, quien accionó un arma y enseguida se la puso en las manos.

"¡Tómala, cabrón, y no vayas a decir nada porque venimos por tus padres!".

Los mismos disparos que, a decir de ellos, dieron contra el parabrisas de la camioneta Silhouette y fueron a impactarse en la casa de enfrente, a riesgo de herir a algún vecino.

A la vez que esto sucedía, se escuchaban detonaciones en cuadras cercanas.

María Eva, histérica, quería saber de sus dos hijos. Un marino le dijo que no se moviera, que estaban "en zona de riesgo".

"¡Mi casa es la que hicieron zona de riesgo! ¡Mi casa!", gritó entre lágrimas. "¡Cuál zona de riesgo más!".

Los marinos llevaron a la familia Acosta Luján a la Clínica 31 del IMSS para que fueran atendidos.

María Eva se resistía a dejar a su hijo más chico. Finalmente, obligados por los oficiales, dejaron al muchacho, quien se reuniría con ellos más tarde una vez que llegó el agente del Ministerio Público al que la Marina le llamó hacia las 4:30 horas, por lo que el funcionario llegó hasta las 5:20 horas.

"¿Se imagina todo lo que hicieron durante casi cuatro horas que estuvieron solos?", pregunta don Gustavo. "Sembraron lo que quisieron, por eso dicen que encontraron armas y drogas. Yo puedo comprobar cómo compré mi casa y mi camioneta.

"¿Cómo iba a ser mi hijo un narcotraficante si yo tenía que ayudarle para enviarle dinero a su hijo?".

Los vecinos los avalan: gente respetable, tranquila, sin problemas.

Dicen que si los de la familia Acosta Luján son criminales, si poseían armas y drogas, si ellos dispararon contra los marinos desde su casa, ¿por qué están libres? "A ver, ¿por qué no estoy en la cárcel?", pregunta don Gustavo.

"¿Por qué nuestra casa no fue incautada? ¿Por qué cuando nos dejaron en el hospital los marinos simplemente desaparecieron y no volvimos a saber de ellos? Nosotros tuvimos que recoger a mi hijo del anfiteatro, lo velamos, aún debo parte del funeral, y debería el entierro de no ser porque yo tenía un terreno".

Nadie les ha dado una explicación.

Tampoco si pueden volver a su casa, poner sus cosas en orden. Viven hoy con una hija casada, todos amontonados.

Esperando justicia

Cuando pusieron su denuncia en la PGR, les mostraron fotos de la supuesta droga incautada en su casa: sobre mesas que ni siquiera eran parte de su mobiliario.

Don Gustavo apunta: nadie de su familia ha pisado jamás la cárcel. Lleva de un lado a otro la carta de no antecedentes penales de su hijo, necesaria para los trámites para el taxi. Todo eso se lo han explicado también a los visitadores de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, quienes están armando el expediente.

Pero nada les devuelve al hijo, repiten y lloran desconsolados.

No piden nada, viven con miedo, pero esto no les impide pedir justicia.

María Eva así lo exige.

"Esto que hicieron no tiene nombre. No pido que (a los marinos) se les haga lo mismo que a mi hijo, soy madre y ellos tienen madre. No quiero que los agarren y les quiten el trabajo, no: que paguen con justicia, que uno esté tranquilo, que los hagan pagar. Esto fue asesinato".

Esto remite a lo que desde hace meses gritan los padres de los estudiantes Jorge Antonio Mercado y Javier Francisco Arredondo, hechos pasar por sicarios y asesinados por militares a las puertas del Tec de Monterrey en marzo del 2010 mientras se dirigían a cenar, y los de Jorge Otilio Cantú Cantú, asesinado en abril de este año mientras conducía rumbo a su trabajo sobre la Avenida Lázaro Cárdenas y a quien, tras darle el tiro de gracia, policías estatales le sembraron un arma para argumentar un supuesto ataque.

Consuelo Morales, directora de Ciudadanos en Apoyo de Derechos Humanos (CADHAC), informó que han recibido numerosos reportes de violaciones por parte de fuerzas federales, sin embargo, muchas de las víctimas, las cuales sufrieron cateos injustificados y desapariciones, se resisten a denunciar.

A la misma hora en que ocurrió el ataque, a tres casas de la de los Acosta Luján, fue arrestado un hombre que, según testimonios, vendía droga. Tras su captura, sus hijos pequeños, quienes se referían a su padre como luchador, y su esposa, abandonaron aquella casa de renta en la que llevaban unos meses y en la que sólo había una cama y un televisor.

Casi a las 20:00 horas de ese día, el comunicado de prensa 276/2011 de la Secretaría de Marina, titulado "Personal Naval repele agresión en Nuevo León", informaba sobre los hechos sucedidos en Apodaca en los que elementos de esta dependencia abatieron a un hombre: "un presunto delincuente de nombre Gustavo Acosta Luján, alias "M-3", de 29 años de edad.

"Asimismo en el inmueble en cuestión fueron localizadas una subametralladora calibre 9mm, un arma larga tipo AR-15 y varias dosis de cocaína, además de encontrar a cinco familiares del occiso, entre ellos una menor de edad, quienes recibieron atención médica por parte del personal naval al presentar crisis nerviosa".

El comunicado informó que "en las proximidades del cerco de seguridad el personal naval aseguró a otro presunto delincuente de nombre Daniel Rolando Peña Serna (a) 'Mascarita' y/o 'Chaparro', de 29 años, originario de San Nicolás de los Garza, cuando intentaba huir, mismo que portaba aproximadamente 250 dosis de cocaína y alrededor de 50 gramos de mariguana".

El hombre cuya foto aparece en el comunicado es efectivamente el vecino de la familia Acosta Luján, el luchador, pero según dicen los afectados, pareciera que el boletín, vigente aún en la red, fue hecho a modo con información parcial.

Hoy, todos quieren volver a casa. En la calle de Margaritas, algunos vecinos simplemente huyeron por el pánico. Nadie ha entrado al domicilio de los Acosta Luján a excepción del cuñado de Gustavo, quien limpió la sangre en el piso y en la pared donde el joven intentó detener su caída.

El único que se quedó ahí fue un cachorro criollo que ladra enloquecido hacia todo lo que se mueva. El animal fue golpeado varias veces por los oficiales.

María Eva no se quita de la cabeza la última vez que vio con vida a Gustavo antes de irse ella a acostar. El joven solía acompañarla despierto en tanto acababa los quehaceres, pero esa noche le llamó la atención porque reía a carcajadas viendo en el televisor fragmentos del espectáculo del hipnotizador John Milton.

"Cállate, mijo, hay gente durmiendo", le reprendió cariñosa.

"¿Cuál es el problema má?", contestó. "Estoy en mi casa".

Al recordarlo, María Eva llora desconsolada.

"¿Cuándo íbamos a pensar que esto le iba a pasar en su casa?", lamenta y poco a poco recupera el aliento.

"Esa gente no viene a cuidarnos, oiga. Yo sí se lo digo a usted, usted que conoce de leyes, ¡son unos asesinos! ¡Malditos asesinos! Se lo dije ahí al fulano que estaba con nosotros: 'Ustedes son unos malditos asesinos con poder, con tarjeta, porque nos están matando adentro de mi casa'.

"Esa gente no tiene corazón".

Fuente: http://www.historiasdelnarco.com

Noticias: Aparece descuartizado y Narcomanta dirigida al presidente de la república, Felipe Calderón y al gobernador, Ángel Aguirre Rivero

El cuerpo desmembrado de un hombre de 18 años de edad aproximadamente, fue dejado en la glorieta Los Héroes en Ciudad Altamirano, Guerrero, perteneciente a la región de la Tierra Caliente y a un costado dejaron una manta acusando al secretario de Seguridad Pública, Ramón Almonte Borja de proteger a un cártel del narcotráfico, por lo que piden su destitución o de lo contrario advirtieron “los muertos serán sus familiares”.







El hallazgo de este cuerpo desmembrado fue durante ayer jueves, cuando en la glorieta Los Héroes de esta ciudad, dejaron una colchoneta color azul y rojo, con la cabeza de esta persona a un lado y encima el cuerpo sin brazos y piernas que fueron diseminadas en la zona.
Se trata de una persona de unos 18 años, quien vestía un pantalón de mezclilla, una playera color rojo, la cabeza que estaba cercenada tenía una cinta color negra sobre los ojos, informaron autoridades ministeriales.

La manta encontrada contenía un mensaje y va dirigido al presidente de la república, Felipe Calderón y al gobernador, Ángel Aguirre Rivero, donde denuncian que el secretario de Seguridad Pública, Ramón Almonte brinda “protección” y “del lado del Comando del Diablo y La Barredora”, que son un apéndice del Cartel de Sinaloa en Acapulco, “deja que les cobren cuota a los maestros de Acapulco”, sostiene la manta.

También sostienen que Almonte Borja tiene a un hermano preso en Estados Unidos por delitos contra la salud y le piden que “investiguen” al funcionario “para que sepan la realidad”. Luego finalizan advirtiéndole al gobernador, Ángel Aguirre Rivero que si no “destituye” a Ramón Almonte Borja, “los próximos muertos van a ser familiares de usted”.

El cuerpo de esta persona desmembrada fue levantado, luego de que lo ordenara el Ministerio Público y quedó en calidad de desconocido, informaron autoridades.



(Imágen original en la fuente)



Fuente: http://www.historiasdelnarco.com

jueves, 6 de octubre de 2011

domingo, 2 de octubre de 2011

/* Inicia apagar las luces --- */
/* Acaba apagar las luces --- */